El 6 de junio se conmemora el inicio del fin de la segunda guerra mundial. 

En el momento en que el primer soldado de los aliados puso un pie en las playas de Normandía en Francia, iniciaba la operación militar más grande en la historia del hombre hasta entonces. 

Ya han pasado más de 75 años desde entonces, pero ¿qué podemos aprender del llamado «Día D»?

1.- Estrategia. 

Primero la creación del concepto ¿Cómo me enfoco? ¿Cómo puedo ganar margen de maniobra? ¿En dónde? ¿Con qué recursos? ¿Cuándo? 

Más de un año de preparación para coordinar cientos de miles de soldados y vehículos que tomaran «una cabeza de playa», un lugar dónde empezar y a partir de ahí, crecer, expandirse con los elementos disponibles. Imaginación y alineamiento de los recursos, concentración de esfuerzos por un objetivo común.

Sin duda el factor sorpresa fue decisivo en aquellos momentos, como lo es (todavía) para los taxistas, que autos particulares les compitan con una plataforma tecnológica. 

Para Amazon su «cabeza de playa» fue vender libros, desde esa posición pudo expandir después su oferta con vinos y discos compactos después. Enfoque en el cliente, entrega a tiempo, servicio y mejora continua la convirtieron en una de las empresas más valiosas del mundo.

2.- Optimismo. 

A pesar de años terribles de guerra y escenarios poco alentadores, planear una operación de la magnitud del «Día D», requirió sin duda de personas que podían construir un mejor futuro a partir de lo que podían controlar en ese momento. 

¿Qué podemos mejorar hoy con lo que tenemos, en el trabajo, en nuestra vida personal? 

El ser optimista y positivo es trabajar para un mejor futuro, estas cualidades se basan en la esperanza, una virtud de trascendencia.

«Optimismo es pensar que nuestro comportamiento importa». Amy Blanckson

3.- Gratitud.  

Los medios informativos se enfocarán en lo malo del mundo.

Nuestro cerebro evolucionó a partir de percibir los peligros como método de supervivencia y por eso prestamos mucha atención a las noticias negativas, pero nos pasan muchas cosas buenas en el día y esas se deben agradecer en la casa y el trabajo como una forma de vida.  

Como ejemplo de lo comentado arriba, recientemente se dio un emotivo encuentro entre dos veteranos de la segunda guerra, en el aniversario del día D, el alemán Paul Gotz y el inglés Harry Read.

Con más de 90 años de edad se toman de la mano y tienen la siguiente conversación: 

Paul Gotz: «Mira a los cementerios, la gente que murió por nosotros y ahora tenemos 75 años de paz, Dios te bendiga ahora somos amigos». 

Harry Read: «Somos más que eso, somos hermanos» .

0 comments on “3 aprendizajes del Día D

Tu opinión es muy importante para mi